Mensaje de Navidad

Rosalina Perdomo de Dávalos

Es hermoso enseñar y aprender; en ambas tareas nos pasamos gran parte de nuestra vida, ya sea formal o informalmente, aun sin darnos cuenta.

No ha sido tarea sencilla enseñar y aprender por medios tecnológicos exclusivamente. La tecnología tiene sus alcances y también sus limitaciones. Ha quedado altamente apreciada, pues sin ella no hubiéramos podido seguir comunicados, pero también nos hemos dado cuenta que la figura y presencia humana del maestro es insustituible y que los compañeros y compañeras de clase son imprescindibles para aprender a ser y para compartir las alegrías y las tristezas.

Así nos encuentra la Navidad: ella serena y nosotros receptivos a los regalos que nos traerá este niño que nace en cada corazón. Celebraremos en nuestro núcleo familiar, tal y como fue la primera vez en aquel pesebre. La noche de Navidad recordaremos a los que están lejos físicamente, ya sea porque han partido o porque están en otras ciudades. Una oración bastará para sentirlos junto a nosotros. 

Y así, tranquilamente, esperaremos el año nuevo con esperanza y optimismo, porque todo pasa y estamos vivos para aprender y darnos afecto, para ser mejores personas y valorar de una vez por todas las personas que han caminado junto a nosotros en el día a día del año tan particular que dejaremos atrás.

Que una alegría serena y amorosa se manifieste en cada uno de nosotros.

¡Feliz Navidad!

prepaintec
nspeech
ciep
ibminiatura