Palabras de nuestra directora

Rosalina Perdomo de Dávalos

 

Un verano es tiempo suficiente para producir cambios en cada uno de los estudiantes. Cambios evidentes en el aspecto físico y también en otros aspectos menos manifiestos y que atañen al campo psicológico y del proceso de maduración. En un verano se presentan acontecimientos directamente relacionados con los estudiantes que tienen un impacto en su seguridad personal y retan su estabilidad emocional. Y también ocurren otras cosas que abren nuevas perspectivas de conocimiento de sí mismos y del entorno. Todos estos cambios tienen una repercusión en nuestro colegio y nosotros, los educadores escolares, iremos acompañando a cada estudiante para que logre aprovechar cada experiencia para su desarrollo humano personal.

Este año escolar, como siempre, queremos estar más conscientes de la importancia de educar a cada estudiante para que desarrolle las competencias planteadas en nuestro currículo. Bajo el principio de la conciencia plena o ‘mindfulness’, cada uno de los miembros de la comunidad de la Secundaria Babeque estaremos especialmente atentos a dar y recibir para ser mejores personas e incidir positivamente en la comunidad.

Así, estar atentos al bien o el mal que se puede hacer a través de los gestos o el vocabulario cuando nos dirigimos a otras personas. En este sentido trabajaremos para que cada estudiante tenga una mejor relación con sus compañeros reconociendo su dignidad sin importar apariencias, sexo, género u otras condiciones accidentales.
Además, queremos que todos los miembros de la comunidad hagan un uso más racional de los recursos fundamentales, como lo son el agua y la energía eléctrica, pero también de otros recursos y objetos personales tales como abrigos, termos, aparatos electrónicos que a veces se quedan abandonados sin que sus dueños los procuren. Atención plena supone que estemos más atentos acerca de dónde colocamos nuestras pertenencias.

Aunque desde el año pasado tenemos paneles solares que están generando energía eléctrica limpia y han reducido la factura, queremos estar vigilantes del consumo con el fin de fomentar actitudes y valores dirigidos hacia la buena administración de los recursos. Desde el año pasado redujimos dramáticamente el uso de botellas plásticas en el consumo de agua. Disponemos de fuentes de agua donde los miembros de la comunidad se abastecen para su consumo. ¿En qué otros usos podemos reducir los plásticos o reutilizarlos?

Por último, el colegio ha hecho una gran inversión en una infraestructura de redes que permitirá una mejor comunicación de todos los sistemas y hará más eficiente las operaciones tecnológicas. Tenemos el gran desafío de hacer un uso positivo y racional de la tecnología, poniéndola siempre al servicio del desarrollo humano, incluidos los procesos de enseñanza y aprendizaje y de una información más consciente, completa y, por supuesto, de una comunicación más efectiva. Los profesores, los padres y las madres en este aspecto son agentes muy importantes.

prepaintec
nspeech
ciep
ibminiatura